28 agosto, 2017 Felipe Marin

Sistema de financiación contingente al ingreso A pagar 3 veces por el mismo derecho, 5 años estudiando toda una vida pagando.

Bribery for education. Person buys a diploma. Flat concept illustration

Bribery for education. Person buys a diploma. Flat concept illustration

La educación en Colombia jamás ha sido una prioridad,  ha pasado de gobierno en gobierno sin tener un norte claro, tan solo respondiendo a las coyunturas y necesidades de los que mandan, dicen que les preocupa la calidad de la enseñanza pero la verdad es que el sistema educativo nunca ha estado orientado por un criterio de mejoramiento continuo de las instituciones de educación superior, contrario a eso se ha manejado como una empresa, incorporando así a la construcción del conocimiento lógicas completamente ajenas a la educación . Lo que si ha sido ha sido progresivo, es la falta de recursos, democracia y de autonomía en las universidades. Nunca hay un peso para la cultura, las universidades, los profesores o madres comunitarias, pero si se pierde en corrupción, y en las exenciones tributarias a las multinacionales, una muestra clara es que los 50 billones de pesos que se pierden al año en corrupción son casi 25 veces el presupuesto anual del sistema universitario estatal y las exenciones a multinacionales alcanzaría para sostener el sistema 8 años a precios de hoy.

Este gobierno parece empeñado en modificar la educación superior,  con la modificación de la ley 30, el acuerdo 2034,  Ser Pilo Paga, la resolución 02041, entre otros, y AHORA CON  EL PROYECTO DE LEY 262, que tiene como  objeto  crear el Sistema de Financiación Contingente al Ingreso, en un nuevo esfuerzo por abandonar  su obligación de ofrecer educación gratuita y de alta calidad, y dejarle este papel al sector financiero, que actualmente tiene empeñados a  miles de estudiantes con deudas millonarias a través  del ICETEX. con este proyecto nos obligarían a pagar 3 veces por el mismo derecho, creándose dos tipos de contribuciones adicionales el SABES (el Servicio de Apoyo para el Acceso y Permanencia de Beneficiarios Activos en Educación Superior) Y el COPES (la Contribución para la prevención de la deserción en Educación Superior), que ponen sobre los hombros de los colombianos una deuda imposible de pagar, además de la matrícula  que no va desaparecer, ahora quienes conquisten la posibilidad de acceder a una universidad pública quedaran endeudados hasta por 30 años (como lo dice el artículo 16 parágrafo 3 de la ley 262) con el costo real de nuestras matrícula, que hoy está alrededor de 11 millones de pesos por estudiante en promedio, el ICETEX un banco para estudiantes sería el encargado manejar  este nuevo fondo.

Al parecer la pretensión del gobierno es tener una educación tan mala, que no nos demos cuenta de cuanta ley perversa quiere implementar, insulta la inteligencia de los estudiantes, al llamar contribución a lo que claramente es un pago obligatorio, que se activa cuando el “beneficiario” empieza percibir ingresos, y que incluso para el pago de esta “contribución” se le embargara el 5% de su salario por 30 años si se atrasa en las “contribuciones”,  bajo la premisa de que todos contribuyamos para que el sistema educativo mejore, y se reduzca la deserción así como aumentar la calidad, no deberíamos preguntar ¿Dónde están nuestros impuestos?  o será que ya no les alcanza el presupuesto por que se va en corrupción, o se lo regalan a las multinacionales.

De este gobierno ya casi nada nos sorprende el descaro es tanto que se echan flores con esta nueva iniciativa diciendo que ya no habrá cobros jurídicos o intereses, o peor aún, intereses de los intereses que es lo que pasa con su abanderado programa de ICETEX que gana más dinero que algunos bancos comerciales, ser pilo paga, y ahora el sistema de financiación contingente al ingreso, son formas de hacernos creer que el gobierno está cumpliendo su responsabilidad social de darnos educación, y que nosotros solo vamos a ayudar un poco, cuando lo terminamos pagando todo,  al parecer no estudiamos para aumentar nuestro nivel socio económico, y mejorar las condiciones de quienes nos rodean, sino para pagar cuentas interminables al sector financiero,  como quien crea una enfermedad en un laboratorio para que la gente tenga que comprar costosos medicamentos, la enfermedad ahora la crean y la aprueban desde los centros de “democracia” y debate de nuestro país.

Debemos ser los estudiantes los que nuevamente inunden las calles de esperanza y razón, ante un gobierno nacional plagado de corrupción y mentiras, el  pueblo colombiano no está arrodillado a los intereses de las multinacionales o  las potencias extranjeras, sino que esta ansiosos de tener un país digno, donde los derechos no sean ilusiones  y la clase dirigente no  nos siga sumiendo en la miseria, nuestra sociedad tendrá que dejar de taparse los ojos o mirar al vecino y fijarse en sus propios problemas, para entre todos seguir luchando por el país que queremos y un sistema educativo como derecho fundamental y bien común.

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com